El aceite forma una capa lubricante entre las piezas del motor, reduciendo su desgaste y garantizando un buen mantenimiento del vehículo. El aceite de motor ayuda a mantener limpio el motor porque arrastra las impurezas.

Por que queremos que evites todas estas consecuencias a toda costa, nuestros expertos en mecánica, recomiendan:

Realizar un control visual del nivel del aceite cada 3.000 km.

Respetar los plazos y los kilometrajes máximos de cada aceite por tipo, vehículo y prestaciones. Siempre teniendo en cuenta las recomendaciones del fabricante.

No mezclar distintos aceites de coche ni viscosidades ya que podrías provocar una alteración en sus propiedades.

OTROS DE NUESTROS SERVICIOS

WhatsApp chat